Saltar a contenido principal

Revista Haroldo

Diálogo con el pasado y el presente

No me gustan los mundiales de fútbol

15 de junio de 2018

No me gustan los mundiales de fútbol

Por María Freier

Verónica Freier y su compañero Sergio Kacs fueron secuestrados el 11 de junio, apenas 10 días después de iniciarse el torneo. En este homenaje a su memoria, su hermana la recuerda en aquellos años de juventud cuando la militancia era un sueño de transformación. “Imagino esos gritos de dolor en contraste con el alboroto por los goles. Aún se me eriza la piel”, escribe.

Compartir

Las fotos como portadoras de memoria

10 de junio de 2018

Las fotos como portadoras de memoria

Por Bárbara Komarovsky
Fotos Eva Chevallier

Las imágenes como vehículos contra el olvido, el pañuelo de las Madres, las primeras pancartas, la centralidad del testimonio y el trabajo que desarrollan algunos juzgados fueron algunos de los ejes de una charla que se realizó en el marco de la muestra “Días de Justicia”, que se expone en el Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti.

Compartir

La Ford: el miedo como disciplinador

10 de abril de 2018

La Ford: el miedo como disciplinador

Por Romina Casas
Fotos Lucrecia Da Representaçao

Vicente Ismael Portillo, ex obrero de la Ford, declaró como testigo y sobreviviente ante el Tribunal Oral Federal 1 de San Martín  que juzga a los ex directivos de la empresa por delitos de lesa humanidad. 42 años después de los sucesos, cuenta que lo exhibieron por los pasillos de la planta para sembrar el miedo en sus compañeros.

Compartir

Una victoria sobre el olvido y el terror

27 de diciembre de 2017

Una victoria sobre el olvido y el terror

Por Roxana Barone
Fotos Julián Athos

Una pregunta fue la clave para la investigación que Miriam Lewin llevó adelante con el fotógrafo Giancarlo Ceraudo que permitió que dos de los pilotos que arrojaron prisioneros al mar fueran condenados a cadena perpetua en el juicio ESMA III. El resultado es "Skyvan", un trabajo que permitió poner algo de luz sobre uno de los crímenes más horrendos.

Compartir